jueves, 10 de febrero de 2011

FRESA Y CHOCOLATE


"Una obra diferente, fresca, desvergonzada, que vive el sexo y el amor con tal desparpajo que es imposible no contagiarse de su optimismo y jovialidad." La carcel de papel

2 comentarios:

  1. ¡Tenemos fresa y chocolate dentro de tres tertulias! Buenísima noticia.
    Reconozco que el título de la tertulia me pica un poco: erotismo femenino en el cómic ¿existe?
    Es esa pregunta la que no acaba de cuadrarme ¿puede que no exista? Eso sería una catastrofe, o una puerta abierta para ponerse las pilas y abrir brecha en el páramo.

    En fin, creo que la respuesta es afirmativa, y este cómic viene a confirmarlo. Es erótico y divertido.
    Aurelia Aurita se desnuda del todo con desparpajo, rompiendo mitos y estereotipos. Llama a las cosas por su nombre y se divierte de lo lindo.
    El dibujo es suelo, de contornos suaves, redondos, eliminando el corsé de la viñeta. Perfecto para ilustrar cuerpos desnudos, y todo tipo de juguetes divertidos.
    Muy recomendable tanto para hombres como para mujeres,y el regalo perfecto para todos aquellos que comienzan una relación, o quieren que dar un buen empujon a la que ya tienen.
    Una pena que la segunda parte no esté a la altura, aunque aporta nuevos descubrimientos (al menos para mí, no iniciada en ciertas prácticas) que no deben caer en saco roto.

    ResponderEliminar
  2. Por fin me compré hace poco el primer volumen de este cómic. Tenía ganas de volver a leerlo en casa tranquilamente, desde que lo leí en Civican a prisa y corriendo -pero también con cierta sensación de hacer algo prohibido al estar leyendo un cómic en parte erótico delante de tanta gente.
    He de decir, que me ha decepcionado, o, mejor dicho, que no me ha entusiasmado tanto como esperaba.Quizá por haber perdido esa sensación de hacer algo prohibido y porque, siempre estresado lo leí de nuevo corriendo.
    Pero no importa, porque siento que es un cómic al que he de volver muchas veces en busca de una sonrisa, pues lo mejor es cómo ve el amor con ese humor ante las vergüenzas y miedos que tenemos unos con los otros, en este caso reflejadas en el sexo. Chapeau!
    Ricardo

    ResponderEliminar