miércoles, 29 de enero de 2014

Tertulia febrero 2014: Japón y la II Guerra Mundial

Japón intentó aprovechar la Segunda Guerra Mundial para acelerar su brutal política expansionista, iniciado en Corea y Manchuria en el último cuarto del siglo XIX. Además, mantuvo una alianza política con Hitler, que incrementó el intercambio cultural entre la Alemania nazi y el país nipón.
Los dos autores de esta tertulia critican duramente el papel de su país en el conflicto, uno a través de un relato autobiográfico y otro recreando personajes y situaciones seudohistóricas. Se separan así de la tendencia del arte japonés a obviar esta parte de su historia reciente.

Shigeru Mizuki, Operación Muerte (1973)
Premio Patrimonio esencial del Festival Internacional del Cómic de Angoulême 2009.
Premio Eisner 2012 a la Mejor Edición Norteamericana de Material Internacional.

Conocimos a Shigeru Mizuki en la tertulia gracias a NonNonBa, un manga muy diferente en su tono y temática al que ahora leemos.
Aunque mantiene el carácter autobiográfico, en esta ocasión el miedo lo provocan las personas y no los espíritus: la sinrazón no deja espacio para la bondad y un supuesto sentido del honor anula toda esperanza.
Como siempre, son interesantes las reseñas aparecidas en Little Nemo's Kat y La cárcel de papel.


Osamu Tezuka, Adolf (1983-1985)
"Esta es la historia de tres hombres llamados Adolf. Cada uno de ellos vivió una vida diferente a la de los otros dos. Pero los tres estaban ligados por el destino. Ahora que el último Adolf ha muerto, puedo contar su historia, para los que vengan después. Mi nombre es Sohei Toge. Y cuento esta historia como un superviviente".
Una de las obras de madurez del denominado "Padre del Manga" actual, por su influencia en todos los autores de la segunda mitad del siglo XX y en la cultura popular japonesa.
Teñida de la preocupación ética que está presente en casi todas sus obras, la trama de Adolf  le permite criticar la violencia y el fanatismo de nuestro pasado reciente (exterminio nazi, matanzas de las fuerzas imperiales japonesas, enfrentamiento palestino-israelí). Como él mismo dijo, "lo que intenté expresar en mis obras se puede resumir en el siguiente mensaje: ¡amad a todo ser vivo!".


Jacques Duquennoy, Los fantasmas (serie)
¿Pasaremos mucho miedo con las aventuras de estos fantasmillas?
"Con sus simpáticos fantasmas, Jaques Duquennoy ha conseguido crear personajes sólidos y entrañables. Ciertamente atraviesan paredes pero no asustan, son blancos y cálidos, por su condición de espectros viven experiencias inusuales pero resultan cercanos y graciosos". (Reseña publicada en El Cultural).

3 comentarios:

  1. Operación muerte me gustó.
    Espero llegar a tiempo de leer Adolf para la tertulia, la verdad es que es largo...

    ResponderEliminar
  2. A mí me gustaron los dos, quizá más Operación muerte. La trama de Adolf me parece muy de serial, sobre todo me gusta el prota japonés y sus historias de amor y me sorprendió la claridad de la crítica al nacionalismo japonés, aunque en cambio la de Israelí me pareció mas tópica.

    ResponderEliminar
  3. Operación muerte me pareció de un realismo muy humano, de unas situaciones que describian la forma de ser de una persona que me cuadran mas que muchas otras obras con gran reconocimiento.
    Bañado de humor negro, el libro está repleto de experiencias basadas en la vida del autor, que vivió aquella guerra y ahora reniega de la violencia. Porque la guerra, no solo es pegar tiros, sino que también puede deshumanizar a la gente desgastandola en una isla "paradisiaca", muertos de hambre, con ordenes de morir por una causa ridicula y sin entender el significado de sus acciones... y aun así, el grupo no es capaz de negarse...
    No tiene precio la anecdota del cocodrilo y la barca, y muy remarcable la amputación del dedo.

    Adolf, ha envejecido mal, es un comic de acción, una historia de aventuras. Basada en una leyenda urbana sobre el origen de Hitler, monta una trama en torno a diferentes personajes, cargada de topicos y con mensajes muy predecibles, pero no por eso deja de ser una obra mejor. Uno de los clasicos de Tezuka que si eres fan del genero tienes que descubrir para ver la magia del dios del manga en la composición de las viñetas, el dinamismo y lo transgresor que fue en su dia.

    ResponderEliminar