viernes, 19 de noviembre de 2010

Essex Country, trilogía de Essex

Trilogía de Essex:
Essex County 1: Historias de la granja


Essex County 2: Historias de fantasmas


Essex County 3: La enfermera rural


Editorial Astiberri
Autor Jeff Lemire
Canada

Trata de la historia de una familia, contada de forma no lineal y de cómo los acontecimientos y acciones de los miembros de la familia se van repitiendo generación tras generación.
Contada de forma no lineal, es uno de los alicientes de la obra, ya que el lector intenta adivinar según avanza la historia la relación entre los personajes y el quién es quién termina siendo un acto necesario e inevitable.

Críticas en los comentarios

jueves, 4 de noviembre de 2010

El hombre deseado


¿Puede un hombre homosexual ser amigo de un macizo hombre hetero sin intentar que acaben juntos, muuuy juntos en su cama o al menos en su sofá? 
¿Puede un hombre hetero ser amigo de su ex-mujer sin intentar acostarse con ella cada vez que se ven?
¿Puede una mujer acostarse con un hombre tan sólo porque quiere sexo?
Típicos y tópicos en los que todos seguro que o bien nos reconocemos o reconocemos a nuestros amigos/as. 
Un cómic divertido, previsible pero sin que ello suponga algo negativo. 
Situaciones absurdas, estereotipos clásicos que habría que revisar y que aquí aparecen exagerados como para que nos demos cuenta de que simples somos y que poco originales:
Gay = Divertido
Mujer = Romántica
Hombre hetero = Macho

Un rato agradable y unas risas o al menos sonrisas aseguradas.




PIERO




Ediciones Astiberri
Colección: Colección Sillón Orejero
Rústica con solapas
B/N. 128 páginas.
12.5 euros.




De nuevo una historia autobiográfica. Publicada por Astiberri en 2007, recuperando la edición francesa de 1998.
 Edmond Baoudoin, Momón en el cómic (Niza 1942), se centra en contar la infancia junto a su hermano Piero. La enfermedad del hermano puede recordarnos a historias como El gran mal, sin embargo aquí lo que prima es el amor por el hermano y por el dibujo, que ambos desarrollan desde sus primeros años. El mayor descubrimiento, cuando vayan al colegio es que el resto de los niños no saben dibujar, y es que dibujando es como los hermanos se comunican, inventan historias, desarrollan batallas y viven aventuras. El dibujo es suelto, de trazo rápido y emotivo, ya que, como dice el propio Baoudoin aplicarse en exceso es matar la vida. Aplicarse en la técnica, porque en el dibujo mismo, como en una forma de vida, ambos personajes se ven inmersos desde muy niños y concentran todas sus energías e ilusiones. A medida que van creciendo profundizan en ese conocimiento del dibujo, y ya no es sólo una forma de comunicación entre ellos y de ellos con el mundo, sino que se trata de una búsqueda y una reflexión sobre el arte y la percepción visual.
Finalmente Piero, el hermano mayor, será enviado a una escuela de arte, mientras que Baoudoin se centrará en el oficio familiar, hasta que lo abandone por su verdadera vocación, tomando por fin las riendas de su vida tras focalizar todas sus ilusiones en su querido hermano.
Todo un homenaje a la amistad y el amor, por el hermano, por la vida y sobre todo por el arte. Una tierna historia y una sorpresa en el manejo de la pluma y la tinta, fresca y palpitante, como un pez recién pescado.