lunes, 27 de octubre de 2014

En noviembre, la tertulia se mueve

Una de las participantes más veteranas de la tertulia, Angélica López de la Manzanara, presentará el sábado 15 de noviembre a las seis de la tarde en la Librería Chundarata su libro Color en la cocina.

Además de conversar con la autora, los más pequeños disfrutarán de un taller donde, como ella misma explica, podrán observar alimentos con los ojos de la cabeza y de la mente, mover un poco el cuerpo y hacer una receta-collage, donde todo vale.



Justo una semana antes, el 8 de noviembre, Jesús García participará en la presentación de la obra más reciente de Agustín Ferrer, Cazador de sonrisas. Será en Mos Eisley Comics a las siete de la tarde.
Guerra Fría, drogas, crímenes... En los años sesenta, el sol y las playas de Florida no pueden ocultar algunos secretos.
¿Qué mejor plan para un oscuro sábado de otoño en Pamplona?

lunes, 20 de octubre de 2014

Tertulia noviembre 2014: Saga

Brian K. Vaughan y Fiona Staples, Saga (2012-serie abierta)
Premio Hugo 2013 a la mejor historia gráfica.
Premios Eisner 2013: mejor serie regular, mejor serie nueva y mejor guionista.
Premios Harvey 2013: mejor serie regular, mejor serie nueva, mejor número único, mejor dibujante y mejor colorista.
Premios Eisner 2014: mejor serie regular, mejor guionista y mejor dibujante.
Premios Harvey 2014: mejor serie regular, mejor guionista, mejor dibujante y mejor portadista.

Saga es publicada originalmente en Estados Unidos como un comic book mensual por la editorial independiente Image Comics. Planeta DeAgostini la edita en castellano coincidiendo con los recopilatorios norteamericanos en rústica.
Así, mientras que en octubre de 2014 aparecía el nº 24 USA, en la tertulia podemos leer hasta el nº 18. Más que suficiente para darnos cuenta de que Saga está convirtiéndose en una de las obras más importantes de la década.
Además de la vuelta de su guionista al mundo de los cómics tras un breve paréntesis, la decisión de publicar  Saga en una editorial independiente es una reivindicación explícita de la libertad creativa y de los derechos de los autores sobre sus obras. Image, la tercera editorial del sector en Estados Unidos, fue creada en 1992 por siete de los artistas con más éxito en Marvel Comics, que buscaban generar un espacio de trabajo diferente; por eso, la mayoría de los autores son propietarios de sus obras (marca registrada y derechos) y los editores no imponen el equipo creativo de las series, encargándose solo de su promoción y distribución. Este modelo permite publicar obras muy diversas en temática y estilo, algunas de gran éxito (Spawn, Sam & Twicht, The Walking Dead, Wanted).
- A ellos les preocupan las historias en las que no hay bandos.
Las parejas que van añadiéndose a la trama de Saga cuestionan la norma establecida, o muestran algún detalle en su relación que no concuerda con lo que cada modelo social espera de sus miembros. Marko y Alana son el caso más claro, pero también Barr (un abuelo tejedor que cuida a su nieta) y Klara (la abuela guerrera que protege a Hazel) o Upsher y Doff, periodistas homosexuales en una cultura que castiga esa condición.
Si el comportamiento de los personajes no se adecua a sus roles predefinidos (un androide con traumas de guerra, un asesino a sueldo tímido y con un claro sentido ético), los límites y las diferencias se diluyen, lo que pone en cuestión una guerra basada en un discurso sobre la amenaza de quien no es igual a nosotros.
En este sentido, Hazel es la realidad tangible que cuestiona un conflicto basado en la supuesta imposibilidad del encuentro entre seres diferentes.
Gwendolyn: - El comportamiento de Marko ha mancillado la Narración y deshonrado el recuerdo de los soldados que han dado la vida por nuestra luna.
La Voluntad: - Estás metida en política, o sea que tienes contactos, o sea que eres rica, o sea que probablemente no te creas esas chorradas patrioteras que te han enseñado a recitar.
Al parecer, nadie recuerda bien los motivos que llevaron a la guerra entre Terravista y Guirnalda. Los contendientes iniciales tomaron pronto conciencia de cómo ninguno de ellos podía desaparecer si deseaban seguir en guerra, por lo que necesitaban externalizar el conflicto e implicar a otras civilizaciones.
En el momento en que se inicia la historia, parece que los únicos argumentos empleados para justificar el enfrentamiento son el recuerdo de agravios pasados (ese "y tú más, y antes que yo" que tan familiar resulta en nuestro propio mundo) o una retórica plúmbea y vacía de significado, en la que ya no se puede creer (hasta la ortodoxamente militarista Gwendolyn está movida en realidad por su dolor como amante despechada).
Barr: - La niña. ¿Es normal?
Alana: - No, es la hostia de perfecta.
Pero lo que realmente engancha al lector, más allá de la reflexión política y social, del uso inteligente de los recursos estilísticos y de la estructura narrativa que analiza José Torralba en las introducciones a cada volumen, es la sinceridad con la que se cuenta la historia, el humor en los diálogos y las situaciones -las relaciones entre los miembros de cada pareja tienen mucho de comedia romántica-, la construcción de personajes con los que es imposible no conectar -como Izabel, la fantasma de modos adolescentes pero sabiduría adulta- o la reivindicación del amor y la lealtad (a otra persona, a un hijo, a la familia conscientemente elegida) como motor de nuestra conducta.
Marko: - ¿Y si el autor está insinuando que la guerra no acabará nunca, que es un ciclo perpetuo de brutalidad sin sentido que solo puede "detenerse" con más guerra?
Hazel, la narradora y protagonista, va dejando pequeñas pistas sobre cuál será el futuro del resto de personajes. Y en cada número, Vaughan nos deja con las ganas de saber qué pasará después. Con su uso magistral del "Continuará..." Saga es también una defensa del formato tradicional del comic book mensual y de su capacidad para conectar emocionalmente con los lectores que se acostumbran a leer con regularidad una obra. Esperaremos al cuarto tomo...

Brian K. Vaughan (Estados Unidos, 1976) es el guionista de obras imprescindibles de la última década: Y, el último hombre (otro relato de ciencia ficción, donde todos los seres de género masculino han desaparecido salvo el protagonista y su mascota, un mono capuchino), Ex Machina (cuenta la historia de un superhéroe no muy afortunado que acaba triunfando como alcalde de Nueva York) o Runaways (sobre un grupo de jóvenes que intentan convertirse en héroes tras descubrir que sus padres eran villanos, donde también se reflexiona sobre la familia, los lazos de sangre y el amor).
En la actualidad autoedita digitalmente la serie The Private Eye, con dibujo y color de los españoles Marcos Martín y Muntsa Vicente. También ha participado como guionista, editor y productor en las series de televisión Lost y Under the Dome.

Fiona Staples (Canadá, ?) es la única responsable del desarrollo gráfico de los personajes de Saga, como reconoce su guionista: "Como escritor tengo un montón de ideas abstractas, pero carezco de talento artístico, por lo que dependo de la habilidad e imaginación de mi cocreadora para que todas esas ideas locas parezcan tangibles y reales".
Staples utiliza herramientas digitales para crear sus dibujos: escanea imágenes iniciales en miniatura de los personajes, las trata con Manga Studio e importa el resultado a Photoshop, donde genera los fondos.

viernes, 10 de octubre de 2014

Tertulia octubre 2014: Beowulf

Santiago García (guión) y David Rubín (dibujo y color), Beowulf (2013)
Beowulf es el primer poema épico de la tradición anglosajona, cuya acción transcurre entre las actuales Dinamarca y Suecia.
Esta versión en cómic es roja -como la sangre y el interior de los cuerpos-, profunda -igual que la marisma y la cueva en las que se esconden los monstruos, como los ojos de los animales-, fría -siempre la niebla, la nieve o la noche-, oscura...
Y, sobre todo, extrema: en la violencia y los diálogos, en esas bocas con dientes como cuchillos, en los miembros amputados, en personajes cuya única preocupación es cómo serán recordados tras morir. Aquí, el honor es solo un vehículo hacia la gloria, como demuestran Unferth y Wiglaf, sidekicks medievales; al primero se le desprecia por dudar del héroe, mientras que el segundo es recompensado por mantenerse fiel y seguir su ejemplo.
Pocas obras suponen un ejemplo tan claro de cómo la colaboración entre guionista y dibujante puede dar un resultado muy distinto al previsto inicialmente. Santiago García relata parte de ese proceso, al que hace referencia Javier Olivares en el epílogo del tomo, en varias entradas de su blog: ¡La muerte de Beowulf!, Bocetos de Beowulf, Cuatro páginas de Beowulf y Beowulf vive. En la entrevista publicada en Gencomics García y Rubín explican cómo fue su colaboración, el germen inicial de esta adaptación y el proceso de edición.
Tampoco hay nadie mejor que el propio dibujante para hablar sobre el tratamiento gráfico, la composición de página, la yuxtaposición de líneas temporales o los cambios de perspectiva y entre la visión micro y macro de muchas escenas.

Santiago García (Madrid, 1968) es el guionista del momento en el cómic español. Tras Beowulf ha publicado Tengo hambre con Manel Fontdevila, El fin del mundo con Javier Peinado, Fútbol, la novela gráfica, con Pablo Ríos y Las Meninas, con Javier Olivares.
Desarrolla una importante labor teórica e investigadora, que ha dado como resultado el ensayo La novela gráfica y la coordinación de las antologías Supercómic. Mutaciones de la novela gráfica contemporánea y Panorama. La novela gráfica española hoy.


David Rubín (Ourense, 1977). A los veinticuatro años coincidió en los inicios del colectivo Polaqia con Alberto Vázquez. Ambos contaron con el respaldo de Miguelanxo Prado en la presentación de su primera obra colectiva en el Salón del Cómic de A Coruña 2001. Recibió el Premio Castelao de Cómic de la Diputación de A Coruña en 2005... Así que supone un buen nexo de unión entre los autores de esta tertulia dedicada al cómic gallego :-)
En la Biblioteca de Pamplona-Yamaguchi puedes encontrar varias de sus obras: El circo del desaliento, La tetería del oso malayo, Romeo y Julieta y El héroe.

lunes, 6 de octubre de 2014

Tertulia octubre 2014: Cousas da vida

Alfonso R. Castelao, Cousas da vida (1922-1929)
- ¡Parece mentira que aún haya explotados y explotadores!
- Pues en nuestros pueblos todavía hay solo explotados.
Si un humorista gráfico con pocos escrúpulos perdiese hoy la inspiración, podría continuar produciendo su viñeta diaria de actualidad copiando muchas de las realizadas por Castelao hace noventa años.
- Los números no engañan.
- Pero pueden engañar los que los hacen.
Quizá sea que hemos avanzado poco, o quizá este personaje polifacético -pintor, escritor, maestro, político y estudioso del folklore gallego- supo centrar sus estampas llenas de humor, dolor, compasión y diálogos con retranca en la sociedad de los más desfavorecidos, la desigualdad y la corrupción... Esa realidad que nunca parece cambiar demasiado.
Quisiera que mi Arte riera con la risa de los niños, de los buenos, de los sanos y felices; pero como humorista gallego, profunda y sinceramente gallego, tengo que sofocar mi risa ante una realidad que llora.
Para Castelao, el dibujo debe ser, como el resto de su obra, expresión del compromiso social y, al mostrar lo que no funciona, contribuir a la toma de conciencia y propiciar el cambio:
El dibujo humorístico debe (...) entrar en nuestro mundo interior y modificar nuestros sentimientos para acercarnos al Bien; solo de esa manera será útil.
Quien desee acercarse algo más a la estructura y sentido de estas viñetas, aparecidas originalmente en dos publicaciones (Galicia. Diario de Vigo y Faro de Vigo), puede hacerlo a través del ensayo de Rafael Núñez Ramos Aspectos semiológicos del humor de "Cousas da vida".




Alfonso Daniel Manuel Rodríguez Castelao (Rianxo, 1886 - Buenos Aires, 1950) es considerado uno de los promotores del nacionalismo gallego.

domingo, 5 de octubre de 2014

Tertulia octubre 2014: Ardalén

Miguelanxo Prado, Ardalén (2012)
Premio Nacional del Cómic 2013
Premio Salón del Cómic de Barcelona 2013 a la mejor obra nacional

El ardalén convierte en mar un pueblo entre montañas que tiene sus propias islas -la roca en el prado frente al bosque de eucaliptos, el café de Celia, la casa de Fidel-.
La obra más reciente de M. Prado reflexiona en torno a los recuerdos como determinantes de la identidad y dadores de sentido vital, sobre los procesos de construcción y modificación permanente de la memoria y su capacidad para consolar o desasosegarnos, sobre la naturaleza de los relatos vitales en los que no importa tanto su veracidad como el efecto que tienen en el presente -como los rumores propagados por un interés ruin, o las historias que circulan de boca en boca sin ser conscientes de su propia condición de mentira-.
También nos habla de la búsqueda de asideros para salvarse del naufragio: Sabela intenta reconstruir un pasado lejano y no experimentado para dejar atrás el más reciente; Félix utilizó como refugio de juventud los mapas y los libros; ambos encuentran la salvación y la felicidad en la relación con otras personas, compartiendo palabras y escucha.
Encontraremos también retratos de la emigración, de las relaciones sociales y económicas en la Galicia de la posguerra, de la pobreza... Muchas cosas caben en este cómic, que tiene puntos en común con Trazo de tiza -la mujer que llega sola a un lugar prácticamente desierto y establece una relación de ayuda con la tabernera, el mar, el deseo como amenaza, la magia, el misterio- pero que llega mucho más allá porque quiere ahondar en la realidad.
Pero lo más importante es que al leerlo disfrutaremos con un relato lleno de belleza.

Miguelanxo Prado (La Coruña, 1958) es un pintor que encontró en el cómic un vehículo de expresión lleno de posibilidades, como señalaba en una reciente entrevista.
En su trayectoria hay obras con registros muy diferentes (Quotidianía delirante, La mansión de los Pampín, la película  de animación De Profundis...) y gran número de reconocimientos, como el premio Alph-Art al mejor álbum extranjero en el Festival de Angoulême 1994, o nominaciones a los Premios Harvey y Eisner.