martes, 21 de marzo de 2017

Novedades Cómic marzo 2017


Resultado de imagen de blueberry integral 2 norma
Blueberry. Edición integral 2, de Jean Michel Charlier y Jean Giraud. Norma,  2016. La primera aventura de Blueberry apareció en 1963, escrita por Jean-Michel Charlier y dibujada por Jean Giraud (Moebius), que se inspiró en el actor Jean-Paul Belmondo para caracterizar al teniente de la Guerra de Secesión americana. Años después, Blueberry es indiscutiblemente una de las cimas de la historia del cómic.
Con esta serie de ediciones integrales, ponemos por primera vez al alcance del público la colección en su orden cronológico y recuperamos sus colores originales, tal y como aparecieron por primera vez en la revista Pilote. Este segundo integral contiene los siguientes títulos: El jinete perdido, La pista de los navajos y El hombre de la estrella de plata.. (Reseña de la editorial)

Resultado de imagen de alpha norma 2017

Alpha. Abiyán-Estación Norte, de Bessora y Barroux. Norma, 2017. Alpha vive solo en Abiyán, Costa de Marfil, desde que su esposa e hijo partieran sin visado hacia la estación de París Norte. Alpha decide dejarlo todo para encontrarlos, pues la incertidumbre por lo que suceda siempre será mejor que permanecer en ese lugar.

Ni los traficantes de personas deshonestos ni los caminos por el desierto, los campos de refugiados o las barcazas sobrecargadas harán desistir a Alpha de seguir su camino hacia París Norte.

Bessora y Barroux nos traen una obra conmovedora y vibrante, galardonada con el Premio Médicos Sin Fronteras 2015. Un relato impactante y un dibujo fuerte y expresivo que se dan la mano para mostrar el sufrimiento y las ilusiones de los emigrantes. (Reseña de la editorial)
Resultado de imagen de balas perdidas norma matz
Balas perdidas, de Matz. Norma,  2016. Roy Nash sale de prisión en plena Ley Seca, gracias al capo de la mafia de Chicago. A cambio, deberá hacerle un «encargo»: cazar a tres matones que se quedaron con un botín y asesinaron a uno de sus hombres. Para tentarlo, Lena, una exnovia. Roy se adentra en los bajos fondos de Los Ángeles, molestando a la mafia local, a un detective corrupto y a sus propios jefes. ¿Qué moverá realmente a Roy: la venganza, el dinero o Lena…?

Matz y Jef adaptan al cómic un guion original del cineasta Walter Hill (48 horas, El fugitivo, The warriors), que contiene todos los ingredientes de las historias de gánsteres: dinero, mujeres, polis corruptos y tiros, muchos tiros. Un cóctel explosivo agitado por un misterioso protagonista y teñido de nostalgia por un amor perdido.(Reseña de la editorial)

Imagen relacionada

Mezolith, de Ben Haggarty y Adam Brockbank . Diábolo, 2016. Hace 10.000 años, Gran Bretaña no era aún una isla y la devastadora Edad de Hielo era solo un recuerdo. La abundancia había vuelto, y con ella innumerables grupos de cazadores. Una de estas tribus, los Kansa, viven en la costa de la cuenca del Mar del Norte. Entre ellos está Poika, un niño a punto de hacerse hombre y su mayoría de edad hará surgir mitos, encantamientos, horror y conflictos.

Por medio de cuentos, sueños y pesadillas, el equipo del guionista Ben Haggarty y del dibujante Adam Brockbank, han creado una premiada novela gráfica, para niños y adultos, que nos recuerda que hace tiempo todos nosotros vivíamos en tribu. (Reseña de la editorial)


Un policía en la luna
Un policía en la Luna, de Tom Gauld. Salamandra Graphic, 2017. La colonia lunar ha conocido tiempos mejores, como uno de esos pueblos en los que ha dejado de pasar la carretera principal y su población se reduce día tras día. Las rondas de nuestro héroe, el poli lunar, son cada vez más cortas, y los casos por resolver, menos emocionantes: una chica que huye de casa, una anciana que pierde su perro, un autómata que se escapa del Museo de la Luna...

Con el reconocible estilo de su autor, sobrio pero de gran expresividad, Un policía en la luna combina inteligencia, humor y melancolía, plasmando algunas verdades esenciales sobre los anhelos y desengaños inherentes al ser humano. Con sólo tres libros, Tom Gauld se ha consagrado como uno de los artistas de cómic más interesantes y admirados del panorama internacional. (Reseña de la editorial)








sábado, 18 de marzo de 2017

Wéstern


Jean-Michel Charlier y Jean Giraud, Blueberry: El hombre de la estrella de plata (1966)
Loo Hui Phang y Frederick Peeters, El olor de los muchachos voraces (2016)
Prix Landerneau BD 2016
Nominada a la mejor obra de autor extranjero en el Salón del Cómic de Barcelona 2017

"¡Diablos! Las fuerzas vivas de Silver Creek piden que les envíe a alguien para restablecer el orden... ¡Y hablan de usted, Blueberry!
Esta aventura autoconclusiva del teniente Blueberry -excepción en una serie donde cada ciclo suele agrupar varios álbumes- nos recuerda que el cómic puede ser un vehículo de entretenimiento y diversión, sin más (ni menos) pretensiones. ¡Y eso es estupendo!
Claramente influenciados por el cine de la década anterior, los autores presentan a un todavía joven y afable soldado con el rostro de Jean-Paul Belmondo, que acabará ejerciendo muy eficazmente como sheriff.
Para ello, toman prestada la estética y muchos episodios de Solo ante el peligro (1952) y Río Bravo (1959), reuniendo casi todos los tópicos sobre el Lejano Oeste que aprendimos en la infancia: lugares (el fuerte, el salón, la oficina del sheriff, la única calle de un pueblo en medio del desierto), personas (el alcohólico gracioso, la mujer con carácter, el juez corrupto, un villano adinerado con su banda de pistoleros) y escenas (emboscadas, tiroteos, persecuciones a caballo).
Con esa mezcla, van sentando las bases de un personaje y unas historias que irán ganando en complejidad argumental y estilística. Pero eso vendrá después... Como declaró Jean Giraud, "con esta serie aprendí los mecanismos del cómic tradicional. Además, me ha permitido mantener una larga relación con el público (...) Los libros que firmo como Moebius se venden mucho menos, aunque curiosamente son los que me han dado mayor reputación artística."

"Aunque solo esté compuesta por tres individuos, funciona igual que una sociedad (...) Han de realizar tareas complementarias y asegurar así el equilibrio de su estructura.
El sujeto primero tiene el poder de tomar decisiones. Es el depositario del saber teórico (...)
El sujeto segundo asume una función técnica. Es el poseedor del conocimiento técnico (...)
El sujeto tercero (...) no posee ningún conocimiento. Su función es meramente doméstica."
Seguramente, el autor de Píldoras azules, Lupus o Aama se haya sentido muy cómodo al plasmar el texto de Phang, una habitual de la BD pero no editada en castellano hasta El olor de los muchachos voraces (nos lo dio a conocer Angélica).
El guión refleja las preocupaciones, intereses y situaciones que el suizo ya trataba en obras anteriores: los viajes como fuente de descubrimientos sobre uno mismo y de inevitable cambio personal, las relaciones de pareja, la homosexualidad, la expresión o represión del deseo, la influencia de la tecnología en nuestras vidas.
Además, añade una reflexión sobre los peligros del capitalismo salvaje, de la racionalidad económica y de las ideologías que ponen al progreso como objetivo último, por encima de cualquier consideración ética; nos habla de homofobia, racismo, desigualdad y misoginia como expresiones tangibles de esos riesgos. ¿Quizá demasiados temas abiertos?
Phang encuentra un contexto adecuado para su discurso en la campaña gubernamental de exploración (y ocupación) de Texas al finalizar la Guerra de Secesión aunque, como las imágenes tras las lentes del protagonista, la realidad aparezca volteada y se introduzcan elementos mágicos y oníricos:
"En este libro encontramos todos los códigos del wéstern, pero se les da un giro de 180 grados. Los indios son casi irreales y los paisajes, si se los mira con atención, no son los del Oeste americano, sino los cauces secos de los ríos del norte de África (...) La fotografía de supuestos espíritus, habitual en el siglo XIX, funciona como metáfora de las mentiras de los personajes, porque en aquel momento era el arte que podía manipular la realidad." (France Inter).
En este sentido, la propia autora define su obra como "un wéstern de escenas fuertes, un género clásico en el que trabajar y poder distorsionar los códigos. Una historia de hombres donde la mujer tiene mucho que decir".
Por último, el apartado gráfico merece una mención aparte:
"Sus días son bellos y cálidos, sus noches sombrías y profundas (...) Grandes paisajes del oeste salvaje, páginas sin texto, un grafismo onírico y orgánico (...) Peeters juega con los contrastes de color: entre las noches americanas azul oscuro y los paisajes que el sol tiñe de rojo y amarillo, marca sus dibujos con una gama de colores muy fuertes" (Un amour de BD).

En definitiva, dos cómics ambientados en la misma época y lugar, pero que utilizan de formas muy diferentes los mecanismos del género. Ambos igualmente válidos y disfrutables, seguro que darán juego en la tertulia.

martes, 7 de marzo de 2017

Género

Alfredo Gómez Cerdá y Javier Zabala, Oso tramposo (2006)

En la tertulia del mes en que se celebra el Día Internacional de las Mujeres hablaremos, con el apoyo de las obras seleccionadas y la participación de una representante del Instituto Navarro para la Igualdad, sobre temas como la violencia psicológica en el ámbito doméstico, la lucha contra la desigualdad de género o los mecanismos sociales que propician las agresiones hacia las mujeres.

"Y Selma volvía a quedarse en casa. A barrer, a fregar, a guisar, a planchar...
Y así un día, y otro, y otro más...
Mientras cenaban, Bombo pensaba que aquel espejo era la mejor compra de su vida. ¡Hacía prodigios! Por el contrario, Selma suspiraba de pena."
Autor de literatura infantil y juvenil, Gómez Cerdá presenta esta vez un cuento ilustrado (¡hacía tiempo que Mariví no nos sugería uno!).
A través de la relación entre los recién casados Bobo y Selma, Oso tramposo refleja -con más fiabilidad, desde luego, que el espejo protagonista- una dinámica de pareja en la que, en lugar de intentar crecer juntos, uno de los personajes desvaloriza al otro...

"... gracias por invitarme a hablarles sobre el muy personal pero importantísimo tema de los anticonceptivos (...) creo que todas las mujeres deben tener acceso a esta información, para hacer con ella lo que decidan... Y que de ser seguida adecuadamente podrá mejorar en gran medida su vida y la de sus familias."
Peter Bagge, uno de los más importantes autores del cómic alternativo norteamericano en los años 80 y 90 (Mundo idiota, Odio) cambia parcialmente de registro en La mujer rebelde (una propuesta de Ricardo), sin dejar de lado sus característicos estilo gráfico y humor. Aunque, en realidad, es más adecuado decir que profundiza en las reflexiones sobre la realidad política, social y económica iniciadas en Todo el mundo es imbécil menos yo y otras agudas observaciones, la recopilación de tiras publicadas en la revista Reason.
Una vez leído, es fácil ver porqué Bagge se ha sentido tan fascinado por la figura de Margaret Sanger como para dibujar su biografía e intentar incluir una ingente cantidad de datos en formato texto (¡el número de notas es proporcionalmente mayor que en From Hell!) de los que, además, depende la comprensión de lo narrado. Sea como sea, además de darnos a conocer la vida de una figura clave en la lucha por la igualdad, es aún más interesante su retrato de las sociedades occidentales de la primera mitad del siglo XX.

"Entonces encontré a algunas personas. Intenté decírselo. Me escucharon, pero no parecieron oírme. Se encogieron de hombros y continuaron con lo que estaban haciendo."
Una entre muchas entrelaza la reconstrucción de una serie de asesinatos reales con la presentación de la vida de la autora, marcada por el abuso y la violencia sexual. Su principal valor es la hábil introducción de la perspectiva de género, que le permite clarificar el papel y las actitudes del entorno social cercano, los medios de comunicación y la policía, así como la fascinación que ejerce la violencia sobre las mujeres, convertida en espectáculo dentro de la cultura predominante.
Una muestra la necesidad de que los sistemas de protección -social, sanitario, de seguridad, jurídico- analicen su punto de vista sobre las víctimas de violencia de género. También nos interpela, como lectores, a revisar nuestras actitudes y ayudar así a romper "la vergüenza, el aislamiento, el escepticismo y el ridículo".
Como ella misma reconoce en el epílogo, quizá no tenga respuestas claras para todo, pero sí que plantea preguntas necesarias a través de una gran variedad de formas narrativas -ensayo, periodismo gŕafico, autobiografía- y recursos expresivos -especialmente interesantes, por su capacidad para sugerir significados múltiples, cuando se acerca más a lo simbólico que a lo figurativo-.

lunes, 30 de enero de 2017

Viajes temporales

Jason, Yo maté a Hitler (2007)
Premio Eisner 2008 a la mejor obra extranjera
Selección oficial en el Festival de Angoulême 2007

Daniel Clowes, Paciencia (2016)
Selección oficial en el Festival de Angoulême 2017

Mamoru Hosoda, La chica que saltaba a través del tiempo (2006)
Mejor película de animación en el Festival de Sitges 2006
Premio a la mejor película de animación de la Academia de Cine Japonesa y en los Tokyo Anime Awards 2007


- (...) Perdona que aparezca de esta guisa, pero necesito tu ayuda. Vengo de matar a Adolf Hitler y tengo que hacer desaparecer el cadáver.
- ¿Adolf Hitler?
- Sí. Es una historia muy larga.
Yo maté a Hitler

En esta ocasión, es sencillo destacar los paralelismos entre los cómics del mes. A fin de cuentas, las coincidencias son múltiples:
  • Están protagonizados por dos hombres obligados a modificar su conducta habitual para actuar de forma similar a un detective: tras viajar años en un instante, experimentan el lento paso de los días mientras vigilan con paciencia.
  • En Yo maté a Hitler, un  asesino a sueldo se descubre más viejo y débil mientras espera junto a un portal, mientras que su reverso en Paciencia es un joven anodino que la madurez transforma en hombre de acción. La misma dirección, sentidos opuestos.
  • Las mujeres tienen un importante papel activo en las dos historias, que narran el reencuentro de parejas en las que sus miembros son y no son las mismas personas que se nos presentaban al principio. Juntas descubren un motivo para la esperanza ante un futuro ya, por fin, lineal.

Después de hacerme con la máquina y con lo que Bernie llamaba "el jugo", me senté y me aseguré de que lo tenía todo muy claro. Decidí que solo necesitaba una misión clara, un objetivo, y ese era asegurarme de que mi hijo iba a nacer. Y si eso sucedía, todo lo demás saldría bien.

Sin embargo, quizá lo más interesante sea señalar las diferencias en la construcción de los relatos. El noruego Jason opta, como siempre, por la sencillez y la concisión (con un estilo que debe mucho a sus referencias del cómic y el cine europeos),  como forma de presentar los hechos y solventar las paradojas temporales. Clowes, en cambio, explota las variaciones en el estilo, el juego con la simetría de las escenas (como el discurso televisivo de Adam, ese político de trayectoria inquietantemente similar a Donald Trump) y el universo alucinógeno de Steve Ditko.

La chica que saltaba... nos recuerda las veces en que hemos soñado con volver atrás y modificar los hechos según nuestros deseos. Makoto, Chiaki y Kousuke son los jóvenes protagonistas de un drama / comedia / película de ciencia ficción y romance adolescente.
Quizá le falta aclarar el desarrollo de algunos aspectos de la trama, como el significado de la pintura y el papel de la "tía bruja", tal como se la denomina en el original japonés.
Lástima que no podamos acceder en castellano a la novela breve original de Yasutaka Tsutsui, autor de Paprika, centrada en Kazuko -el anime muestra varias referencias al relato-.

sábado, 24 de diciembre de 2016

Angoulême 2017


Como el año pasado, aprovechamos la tertulia de enero para conocer obras destacadas en el Festival Internacional de Cómic de Angoulême.
En este caso, hemos elegido dos relatos que formaron parte de la Selección Oficial 2015, aquellos cómics con posiblidades de lograr alguno de los premios principales: la Fauve d'Or al mejor álbum y las tres Fauve d'Angoulême (Premio Especial del Jurado, Premio a la mejor serie y Premio Revelación).



Javier de Isusi, He visto ballenas (2014)
También nominada a la mejor obra española en el Salón Internacional del Cómic de Barcelona 2015

La reseña oficial de Angoulême sobre la primera obra individual en la que de Isusi se aleja del mundo de Juan Sin Tierra describe He visto ballenas como
"Una delicada reflexión sobre la violencia. Esta ficción se inspira en una historia real alrededor de los atentados de ETA y los GAL. Sin maniqueísmos, el autor inicia un diálogo entre enemigos y se pregunta con sensibilidad sobre los actores y las causas del conflicto que tanto daño ha hecho al País Vasco".
Más allá del contexto concreto en que se sitúa la acción, este cómic es una apuesta por el potencial del acercamiento entre seres individuales ("Pero se llegó a... encontrar con él, ¿entiendes? No como amigos... simplemente dos personas") para superar las presiones ("Todo por el puto qué dirán") e imposiciones de cualquier grupo basado en ideales supuestamente más valiosos que sus propios miembros.
Aquí, el perdón es sinónimo de reconocimiento del otro, y todos los protagonistas (Antón, Josu, Emmanuel, Icíar, Aritz y Maialen) se ven obligados a construir su futuro eligiendo cómo van a relacionarse con los demás.
Infame&Co publicó una entrevista imprescindible, donde el autor explica las claves de su obra.

Jillian Tamaki y Mariko Tamaki, Aquel verano (2014)
Premio Eisner a la mejor novela gráfica 2015

Para la organización de Angoulême, esta obra "vuelve a ese momento especial de la transición entre la infancia y la edad adulta. Las primas Tamaki innovan en la estructura y la construcción de la historia, unen manga y cómic europeo y, sin caer en las trampas del sentimentalismo y los lugares comunes, construyen un relato sólido y universal".
La adolescencia tiene algo que ver con las películas de terror de los años 80 que Rose y Windy descubren, con miedo y fascinación al mismo tiempo, en aquel verano en Awago Beach.
Y es que durante esos años se acumulan tantos sentimientos intensos (enamoramiento, decepción, amistad, identificación, desencuentro, conflictos familiares, cariño, enfado...) y se producen cambios tan rápidamente (como la escena en que las dos amigas pasan en pocas páginas de la fealdad de un pueblo destartalado a descubrir la belleza de un ciervo que les conduce a un vertedero, continúa con la alegría de un chapuzón y termina en el frío de un adiós inesperado) que la única salida parece ser esconderse debajo de una manta o sumergirse en el silencio y la soledad del agua del lago.

Algunas declaraciones de las autoras:

Mariko: Aquel verano está inspirado en los recuerdos que tengo de mi vida en el campo cuando era niña, pero no es un relato autobiográfico.
Me influyen mucho escritores, como Margaret Atwood y Alice Munro. Ninguno escribe novelas de formación, pero todos cuentan historias sobre la familia, las relaciones y la pérdida. Se trata de obras muy complejas, con finales abiertos. Nunca sentí, mientras leía sus libros, que se tratase de historias creadas por alguien; sonaban "reales" para mí.

(Sobre la colaboración entre ambas)
Jillian: [Mariko] escribe los diálogos como una obra de teatro y yo hago un boceto de todo el libro. Hay un montón de viajes de ida y vuelta antes de enseñarle algo a nuestro editor.
Mariko: Uno de los errores más comunes es creer que dibujo y palabras son cosas diferentes. Trabajamos de manera muy interconectada (...) El objetivo es crear algo que se perciba como una sola historia, no como un relato contado dos veces.

Jillian: Nunca me he sentido empujada a hacer hincapié en la diversidad. Creo que Windy crecerá y será lesbiana; es parte de su carácter, pero no algo que tengamos que abordar. Prefiero únicamente presentarlo, sin dar un ejemplo positivo de "diversidad". No me interesa hacer algo tan pedante.
Hemos tenido mucha suerte, porque nuestros editores nunca nos han dicho que sería genial si una protagonista "pudiera ser étnicamente más ambigua" o "más atractiva o flaca".
Mariko: Mi objetivo era (...) explorar ese extraño límite entre los doce y los quince años (dependiendo de quién y de donde eres) en que "las cosas adultas" -palabras, conflictos y responsabilidades- forman cada vez más parte de tu mundo.

(Sobre el color azul / morado)
Jillian: Al principio, solo pensé que se vería bien. Mucho manga vintage se imprime en ese color y queda impresionante. También es apropiado porque lo tiñe todo de una forma ligera e inesperada y no sugiere asociaciones tan fuertes como el sepia o el rosa. Era un color que parecía neutro pero que provoca una reacción emocional diferente.

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Novedades Cómic noviembre-diciembre 2016

Basura
Basura, de Derf Backderf. Astiberri,  2016. Cada semana amontonamos nuestra basura delante de la puerta y desaparece... ¡por arte de magia! La realidad es muy distinta, por supuesto. Basura, la obra de Derf Backderf que sigue a su obra de referencia, Mi amigo Dahmer (Astiberri, 2014), la historia del asesino en serie conocido como El carnicero de Milwaukee, es una oda al trabajo más sucio de todos: basurero. Cualquiera que se haya visto alguna vez atrapado en un trabajo deprimente se sentirá identificado con esta historia.
Basura sigue las estridentes peripecias de tres amigos de veintitantos años que limpian las calles de montones de malolientes detritus, al mismo tiempo que sufren a los insoportables burócratas de una ciudad pequeña, sus extravagantes vecinos, el asfixiante calor del verano y las gélidas tormentas de invierno. Basura es una ficción, pero está inspirada en las propias experiencias de Derf como basurero.
Entrelazadas con esta epopeya cómica de cubos apestosos y bolsas que explotan, se encuentran páginas de no ficción que detallan cuáles son nuestros desechos y a dónde van. La realidad es asombrosa. Así que suban al camión de la basura llamado Betty y emprendan con Derf un viaje al mundo secreto e inmenso de los desperdicios. (Reseña de la editorial)

Resultado de imagen de cita en phoenix tony sandoval

Cita en Phoenix, de Tony Sandoval. Dibbuks, 2016. Tony Sandoval nació en el noroeste de México y, como muchos compatriotas, sus sueños se encontraban más allá de la frontera. Cita en Phoenix es un relato autobiográfico donde el autor nos cuenta el estremecedor viaje en el que se embarcó para cruzar de forma ilegal la frontera estadounidense. Con un rotulador, algo de dinero y muchas esperanzas, dejó atrás su patria para buscar el gran sueño americano. Pero lo que de forma ingenua e idealista pensó que sería algo rápido y sencillo, se tornó en una pesadilla que parecía no tener fin.
Tony Sandoval nos proporciona una visión personal de los padecimientos por los que pasan los ilegales en su viaje hacia una vida mejor.(Reseña de la editorial)
Viñeta Agustín
Cartas desde Argel, de Agustín Ferrer Casas. Serendipia, 2016. Dennise Raynaud vuelve a Argel después de casi cincuenta años. Espera recuperar una parte del pasado que dejó atrás con amargura. Como muchos otros colonos, empujados por la independencia de Argelia en 1962, la familia Raynaud abandonó la colonia rumbo a Francia. Pero el feliz reencuentro que ansiaba Dennise pronto es engullido por los acontecimientos qu suceden en el Norte de África.(Reseña de la editorial)

Aquel verano

Aquel verano, de Mariko y Jilliam Tamaki. La Cúpula, 2014. Rose y sus padres han veraneado en Awago Beach desde que ella era una niña. Es su escapada anual, su refugio. Su amiga Windy también está allí siempre, la hermana pequeña que nunca tuvo, completando su familia de verano.
Pero este verano es diferente.
La madre de Rose y su padre no dejan de discutir, y Rose y Windy se han visto envueltas en una tragedia que se cierne sobre el pequeño pueblo costero. Es un verano de secretos y angustias, pero al menos se tienen la una a la otra.
En Aquel verano, las primas Mariko y Jillian Tamaki, autoras de la galardonada Skim (Ediciones La Cúpula), redefinen la novela gráfica adolescente. Espléndida, desgarradora y en última instancia un soplo de esperanza, esta obra es una mirada vibrante a la juventud y la madurez. (Reseña de la editorial)


Saga Libro 6, de Brian K. Vaugham. Planeta DeAgostini, 2016 En Saga seguimos la historia de Alana y Marko, una pareja que encuentra el amor entre el caos de la guerra y forma una familia con el nacimiento de su hija. Su objetivo: dejar todo atrás, arriesgando todo lo que tienen en su vida para traer una nueva a este peligroso y antiguo universo. (Reseña de la editorial)

Resultado de imagen de belleville story norma
Belleville Story, de Arnaud Malherbe y Vincent Perriot. Norma, 2014. Belleville Story es un thriller de acción ambientado en las populares calles del barrio parisino de Belleville. Su protagonista, un aprendiz de mafi oso recién salido de la cárcel llamado Freddy, recibe un encargo que degenerará en un problema: o se carga a un chino que no conoce de nada antes de que amanezca o los sicarios del Sr. Wang harán con él rollitos de primavera.
Arnaud Malherbe y Vincent Perriot retratan la parte más oscura y siniestra de uno de los barrios más populares de París. (Reseña de la editorial)
Glenn Gould. Una vida a contratiempo
Glenn Gould, una vida a contratiempo, de Sandrine Revel. Astiberri, 2016. Glenn Gould (1932-1982), genio de la música clásica, fascinó al mundo por su talento inaudito, la modernidad de sus interpretaciones y su extraña manera de tocar el piano, encorvado y tarareando con los ojos cerrados. Sandrine Revel recrea en viñetas la vida del pianista canadiense, tratando de comprender a la persona detrás del personaje, de acercarse a la vida interior de un genio solitario, frágil y atormentado, que afirmó en algún momento: “creía firmemente que todo el mundo compartía mi pasión por el cielo nublado. Me sorprendió mucho darme cuenta de que algunas personas preferían el sol”.
La autora francesa no enfoca su cómic como una biografía lineal, sino que hila el relato en tres tiempos: el presente, los recuerdos y la conciencia de Glenn Gould, creando un retrato-puzzle que busca descifrar el misterio que rodea al músico a través distintas épocas de su vida, los testimonios de quienes lo conocieron y sus propias declaraciones. “Lo que me fascina no son tanto sus excentricidades –apunta Revel– sino en qué modo se valía de ellas. Era un rebelde en un entorno clásico y muy codificado, un hombre libre. Tocaba de esa manera porque era así como mejor sentía la música”. Sandrine Revel recibió por Glenn Gould. Una vida a contratiempo el premio Artémisia 2016. (Reseña de la editorial)
Jane, el zorro & yo
Jane, el zorro y yo, de Isabelle Arsenault. Salamandra, 2016. Montreal, finales de los años ochenta del siglo pasado. Hélène es una muchacha de doce años que inexplicablemente ha sido dejada de lado por sus antiguas amigas, que ahora se divierten humillándola en público. El día a día de la protagonista es un infierno y su autoestima se resiente hasta el punto de que llega a asumir como ciertos los insultos recibidos. No quiere recurrir a la ayuda y comprensión de su madre, porque la vida de ésta no es mucho mejor: siempre al borde del colapso por agotamiento, mantiene ella sola a Hélène y sus dos hermanos. El único consuelo de Hélène es la lectura de Jane Eyre, la novela de Charlotte Brontë, con cuya desgraciada protagonista se siente identificada.
Jane, el zorro & yo es una novela gráfica en la que se abordan temas como el paso de la infancia a la edad adulta, el acoso escolar, los problemas derivados de la baja autoestima y la capacidad del arte en general y la literatura en particular para convertirse en tablas de salvación. (Reseña de la editorial)

El bebé verde: infancia, transexualidad y héroes del pop, de Roberta Marrero. Lunwerg, 2016. No nací hombre ni mujer. Nací bebé. Necesito tiempo para saber quién soy.”

Así empieza la autobiografía ilustrada de Roberta Marrero: la historia real de una niña que nace en el cuerpo de un niño y de su camino hacia el autodescubrimiento y la afirmación de su propia identidad.

Desde la infancia hasta la adolescencia vamos conociendo el mundo interior de este personaje “extraterrestre”, el bebé verde, que crece viendo negada constantemente su propia imagen, su alma, su personalidad, su yo más auténtico. ¿Cómo se sobrevive en un entorno tan hostil? No olvidando que “siempre tienes que ser tú misma, no importa el precio. Es la forma más alta de moralidad”.

Una historia real salpicada del universo visual y gráfico de una artista rompedora y original, que ha sabido afirmarse como nadie más allá de las fronteras españolas.  (Reseña de la editorial)
Escapar. Historia de un rehén
Escapar, de Guy Delisle. Astiberri, 2016. “Ser rehén es peor que estar en la cárcel. En la cárcel, sabes por qué estás allí y en qué fecha saldrás. Cuando eres rehén, ni siquiera tienes esas referencias. No tienes nada”, asegura Christophe André, miembro de una ONG médica en la región del Cáucaso y secuestrado durante su primera misión humanitaria en 1997. Así da comienzo un cautiverio que no sabe cuándo terminará ni siquiera si saldrá vivo.
Tras numerosos encuentros con él, Guy Delisle decide contar su historia. Un testimonio desgarrador, angustioso y, a veces, impredecible, en el que cada viñeta muestra las dudas y la larga espera de un hombre cuya vida puede interrumpirse en cualquier momento. El autor de Pyongyang, Shenzhen, Crónicas birmanas y Crónicas de Jerusalén consigue poner en imágenes de una gran sutileza la historia y peripecias de un rehén en Chechenia.
Christophe André pasará en total 111 días en manos de sus secuestradores. El lector asiste a las reflexiones y a los altibajos en el estado de ánimo de un hombre sometido a un suspense continuo, a pesar de que su vida cotidiana se reduce a estar esposado en una pequeña habitación: unos rayos de sol que se cuelan a través de las planchas que tapian su única ventana constituyen su escaso contacto con el exterior. (Reseña de la editorial)
Nathan Never: Agente Especial Alfa
Nathan Never: agente especial Alfa, de Claudio Castellini. Aleta, 2016. ¡Primera y mítica aventura de Nathan Never celebrando su 25 aniversario!
El recordante Eric Kleeman (dotado de un cerebro capaz de almacenar datos como un ordenador) ha escapado de Nathan Never, Agente Alfa. Kleeman ha almacenado un programa robado que permite a los androides violar las Leyes de la Robótica, capacitándolos para matar. Su misión, entregar el programa a Aristóteles Skotos, empresario sin escrúpulos.
El androide C-09, testigo del asesinato, y Nathan Never persiguen a Kleeman, que se encuentra en una nave repleta de androides modificados. Por si fuera poco, Nathan se topará con el hijo de Aristóteles, Kal Skotos, y su inseparable y mortal látigo monomolecular...
En junio de 1991 veía la luz el primer álbum de Nathan Never. La editorial italiana Sergio Bonelli Editore hacía historia creando su primer personaje de ciencia ficción, y miles de páginas después el universo del Agente Alfa no ha hecho más que crecer. Pero todo empezó aquí, en este álbum que Aleta recupera en una edición de lujo con portada nueva obra de Claudio Castellini, incluyendo comentarios y material gráfico nunca visto antes. (Reseña de la editorial)
Náufragos
Náufragos, de Laura Pérez y Pablo Monforte. Salamandra, 2016. Dos sitios y dos épocas diferentes: el Madrid de los ochenta, en plena ebullición, y la Barcelona de diez años más tarde, una ciudad igualmente vibrante. Náufragos recrea la relación entre Alejandra y Julio en este espacio urbano y poético donde se entrelazan los sueños, el amor y la incertidumbre. En él compartirán experiencias y reflexiones, pero las circunstancias laborales y familiares los irán separando, pese al empeño de ambos por negar la evidencia de que sus vidas ya han tomado rumbos diferentes. (Reseña de la editorial)
La grieta
La grieta, de Carlos Spottorno y Guillermo Abril. Astiberri, 2016. Después de tres años de trabajo que se inicia en diciembre de 2013, varias portadas, decenas de páginas publicadas en revistas y un World Press Photo, el fotógrafo Carlos Spottorno y el reportero Guillermo Abril se plantean darles otra forma narrativa a las 25.000 fotos y 15 cuadernos de notas completados, para contar lo que ocurre en las fronteras de la Unión Europea.
Por las páginas de La grieta toma cuerpo un encuentro con los subsaharianos del Gurugú, el rescate de una patera frente a las costas de Libia, el éxodo de los refugiados de los Balcanes, los tanques de la OTAN frente a Bielorrusia, y los bosques árticos donde reclutas finlandeses buscan sus límites, mientras refugiados afganos y cameruneses llegan con sus maletas desde Rusia en pleno invierno...
La grieta es el diario de campo de dos reporteros que recorren la frontera desde África hasta el Ártico, con el fin de desentrañar las causas y consecuencias de la crisis de identidad de Europa. Este trabajo de Spottorno y Abril se antoja una suerte de reportaje fotografiado, un ensayo gráfico con un trasfondo geopolítico muy actual. A medio camino entre el fotolibro y la novela gráfica, en tanto que utiliza elementos de la narrativa de esta última, el resultado es un relato que no está basado en hechos reales: son hechos reales. (Reseña de la editorial)