viernes, 13 de enero de 2012

Tertulia 11 de enero 2012

La tertúlia comenzó con una exposición del libro "Sailor Moon, la biblia" del pamplonica Andrés Argal Sotés.

En ella se introdujo al público al mundo fantástico de Sailor Moon, tanto desde el punto de vista del manga como del anime.

Sobre la charla, se remarcó la aportación que ha hecho la serie, siempre desde el punto de vista del autor, tanto a la sociedad japonesa como al publico internacional. Se detallaron los valores positivos de la serie, la exaltación de la amistad y la bondad, la inclusión de la mitología clásica y de la cultura japonesa dentro de la serie y la utilización de localización real.

El libro tiene la sinopsis de todos los capítulso (200) del anime, una descripción comleta de todos los personajes, introducción al merchandising, una guia del manga... la bibla de Sailor Moon vamos.

Una vez terminada esta primera parte, se comenzó a trabajar sobre el cómic relacionado con Afganistán.

Los títulos discutidos fueron "El fotógrafo" de Didier Lefevre y "Kabul Disco" de Nicolas Wild.


El primero, El fotógrafo, tiene unos 30 años, y trata de un viaje rural que hace un fotógrafo en una caravana de Médicos sin Fronteras (MSF) para intentar llegar a los puntos donde puede ayudar a los heridos de guerra. Mezcla fotos con viñetas, narra toda su experiencia en formato documental con pinceladas subjetivas sobre su percepción del viaje pero siempre desde un punto de vista muy serio y describiendo situaciones límite. Para situarnos, en esta época, el conflicto era entre afganistan y la unión sovietica mientras que los EEUU son aliados de Afganistán. Lo veo mas como un documental que como un cómic.


En Kabul disco, se narra la experiencia laboral y personal de un dibujante de comic en Kabul, en la ciudad. Siempre desde un punto de vísta humorístico retrata muy subjetivamente aunque digamos con una base real. En resumen, describe cómo ha vivido su experiencia laboral para una empresa que tenia encargo de publicitar diferentes mensajes a la población analfabeta en formato de cómic. Mucha ironía y recursos de comic. Es más un comic que un reportaje. Está ambientado en este siglo y en esta época el conflicto es mayormente con los estados unidos.


5 comentarios:

  1. Por un lado, sobre el libro de Sailor Moon, la biblia, tengo que aplaudir la pasión con la que el autor defiende su tesis. Eso le da muchos puntos ya que si no se lo cree, todo lo que dice y escribe cae en saco roto.

    Pero una vez dicho eso, no puedo estar a favor de casi nada de lo que defiende. Las historias de Sailor Moon me parecen planas, típica historia de malvado que hay que derrotar haciendose la protagonista y amigos cada vez más poderosas. La estética estereotipada con minifaldas de vértigo, personajes estilizados y un conjunto de protagonistas guapos y guapas no son un ejemplo que uno pueda identificar como parte de una serie completa y reflejo de la vida cotidiana.
    La elección de nombres de planetas-satélites y piedras preciosas para los protagonistas y antagonistas me parece... una elección, no por ello es mejor o peor. Se tomó la decisión de poner nombres de piedras a los malos, y s siguió hasta el final de la serie, no creo que sea positivo ni negativo.
    La trama - filosofía de la serie de personajes comletamente bondadosos y planos, de forma que son imposibles de creer, fuera de un plano humano tampoco creo que sea nada positivo, veo mucho mas trabajados los personajes que tienen debilidades, que tiene que superarse a si mismos, que tropiezan y se levantan... o incluso que son positivos en su cómputo global pero que tienen sombras y zonas oscuras. Eso los hace humanos. Un protagonista idílico que es siempre del mismo modo... no aporta nada.
    La introducción de mitología clásica en la serie es algo común tanto en películas como en series. De hecho prácticamente todas las series y/o películas se pueden simplificar de una manera u otra a los clásicos, tampoco creo que Sailor Moon en este aspecto sea algo extraordinario.
    La introducción de cultura japonesa en la serie y su exportación al mundo occidental a través de la serie es también un punto común del manga y el anime...
    Por último, sobre la elección de esceanrios reales, es decir, que en la serie de animación haya escenarios de la geografía japonesa, no creo que aporte dificultad... Es mas facil "copiar" un escenario que inventarselo de cero. Si cojes una foto de la plaza del castillo de Pamplona y lo plasmas en un comic - serie con sus palomas, arboles, balcones incluso escaparates completos... tendrás un escenario rico en detalles, muy completo y realista pero no sera original. Tiene más trabajo hacerlo igual de detallado y realista pero inventado.

    Con todo esto no me estoy pronunciando en contra de la serie, ni digo que sea una mala serie, sino que pongo en duda los resultados de los planteamientos de libro, no creo que las cosas que nos contó sean algo extraordinario como para glorificar la serie ni convertirlo en un referente frente a otras cosas.

    Eso si, bravo por el autor, por defenderlo como lo defendió y por gran análisis hecho aunque no comparta lo que deduce del mismo.

    ResponderEliminar
  2. En la segunda parte, sobre el Fotógrafo y Kabul Disco, me pareció más cómic en su totalidad Kabul Disco.
    El fotógrafo, lo veo más documental que comic, aunque utilice dibujos para plasmar parte de las páginas. De hecho, si hubiese tenido (el autor) suficientes fotos, no creo que hubiese puesto ningun dibujo... Creo que lo que quería es abrirnos una puerta a la experiencia, a lo que vio, a las imagenes que fueron aquél viaje por Afganistan. El texto solo lo pone para enlazar una imágen con otra y las viñetas son completamente estáticas, todas son como fotos sin movimiento... retratos y paisajes por decirlo de alguna manera.

    Kabul Disco es más "comic" en el sentido que ironiza, plantea una historia (aunque también sea biográfica moldea la realidad a su antojo para contarnos la historia de su vida). Le da movimiento, le da (en este caso) humor, le da un tema, se rie de si mismo (o de nosotros) al mismo tiempo que se critica muy duramente... Me ha gustado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, el dibujo me ha gustado mucho (Kabul disco) y me quedo con las dos coñas que mete una, sobre la explotacion infantil, cuando está haciendo el trabajo para que no trabajen los niños y se eduquen y al mismo tiempo le compra el tabaco a la niña de 5 años en el kisko que además el tima con el precio (la niña a el) y por otro, el mural contra el cultivo del opio, con el mismo o parecido lema que el está haciendo para los americanos... 20 años después y con las plantaciones de opio aumentando. puntazos y bofetadas en la cara

      Eliminar
  3. La presentación me pareció interesante, tanto por la pasión de nuestros invitados, como por las preguntas de nuestras contertulias. Ahora que, para saber si su análisis era acertado, tendré que ver o bien la película, o bien el capítulo ¿28? con la muerte de Raimundo.

    Entre los comics me ha gustado más Kabul disco, aunque los dos son interesantes. El fotógrafo es desde luego intenso e impactante, la foto del caballo moribundo... pero también me resulta un poco tópica y mitificada la imagen que da de los personajes, como si no hubiera tenido un trato demasiado cercano con ellos. De todos modos es muy interesante, aunque también, a veces, se me ha hecho un poco pesado.
    Kabul disco me parece muy fresco, sobre todo el primer volumen, y me ha transmitido más cercanía hacia la gente de Kabul, la mujer y el hombre que trabajan con él por ejemplo. También está lleno de detalles interesantes, el aislamiento de los marines, las invitaciones a tomar el té...
    En cuanto a la moralidad o inmoralidad de los personajes, mucho dijimos, aunque yo no creo que el egoísmo sea hacer algo porque a uno le guste... me pregunto, ¿Qué acción era más productiva, la misión de MSF o el comíc sobre la constitución?
    Ricardo

    ResponderEliminar
  4. La lectura de dos cómic tan distintos sobre Afganistan, me ha encantado. Por un lado, "El fotografo", un mítico y maravilloso cuaderno de viaje al que hay que agradecerle que nos haya contado de manera tan gráfica la labor de médicos sin fronteras y cómo era la realidad del pueblo afgano hace 25 años, que se dice pronto...

    Por otra parte "Kabul disco" es la mirada irónica y divertida de un dibujante francés contemporáneo en la capital de la República Islámica de Afganistán, que con este nombre ya nos dice mucho de cómo es el país.

    No creo que se pueda hacer una comparación entre ambos cómic, ya que no tienen nada en común entre si, excepto que se desarrollan en el mismo lugar geográfico, y ni eso tal vez, ya que uno relata un largo recorrido por el mundo rural de hace 25 años en plena guerra y el otro narra situaciones en la capital urbana a día de hoy y cuyo protagonista no sale casi de tres sitios y dos calles.

    Los dos me han gustado mucho, los dos son lecturas muy interesantes y recomendables y ambos permiten hacerte una idea de la historia reciente y situación actual de un país cuyo nombre es sinónimo poupular de soldados de la ONU y EEUU, de debates políticos por llevar y traer tropas, de noticias de soldados muertos en emboscadas..etc.

    El dibujo tan poco tiene nada que ver entre sí, uno es puro realismo, tanto que a veces mientras lees no distingues si son fotos o trazos y el otro es puro monigote que de tan simple es imposible no reconocer lo que representa.

    En definitiva, una tertulia muy interesante y unas obras muy recomendables.

    ResponderEliminar