martes, 7 de marzo de 2017

Género

Alfredo Gómez Cerdá y Javier Zabala, Oso tramposo (2006)

En la tertulia del mes en que se celebra el Día Internacional de las Mujeres hablaremos, con el apoyo de las obras seleccionadas y la participación de una representante del Instituto Navarro para la Igualdad, sobre temas como la violencia psicológica en el ámbito doméstico, la lucha contra la desigualdad de género o los mecanismos sociales que propician las agresiones hacia las mujeres.

"Y Selma volvía a quedarse en casa. A barrer, a fregar, a guisar, a planchar...
Y así un día, y otro, y otro más...
Mientras cenaban, Bombo pensaba que aquel espejo era la mejor compra de su vida. ¡Hacía prodigios! Por el contrario, Selma suspiraba de pena."
Autor de literatura infantil y juvenil, Gómez Cerdá presenta esta vez un cuento ilustrado (¡hacía tiempo que Mariví no nos sugería uno!).
A través de la relación entre los recién casados Bobo y Selma, Oso tramposo refleja -con más fiabilidad, desde luego, que el espejo protagonista- una dinámica de pareja en la que, en lugar de intentar crecer juntos, uno de los personajes desvaloriza al otro...

"... gracias por invitarme a hablarles sobre el muy personal pero importantísimo tema de los anticonceptivos (...) creo que todas las mujeres deben tener acceso a esta información, para hacer con ella lo que decidan... Y que de ser seguida adecuadamente podrá mejorar en gran medida su vida y la de sus familias."
Peter Bagge, uno de los más importantes autores del cómic alternativo norteamericano en los años 80 y 90 (Mundo idiota, Odio) cambia parcialmente de registro en La mujer rebelde (una propuesta de Ricardo), sin dejar de lado sus característicos estilo gráfico y humor. Aunque, en realidad, es más adecuado decir que profundiza en las reflexiones sobre la realidad política, social y económica iniciadas en Todo el mundo es imbécil menos yo y otras agudas observaciones, la recopilación de tiras publicadas en la revista Reason.
Una vez leído, es fácil ver porqué Bagge se ha sentido tan fascinado por la figura de Margaret Sanger como para dibujar su biografía e intentar incluir una ingente cantidad de datos en formato texto (¡el número de notas es proporcionalmente mayor que en From Hell!) de los que, además, depende la comprensión de lo narrado. Sea como sea, además de darnos a conocer la vida de una figura clave en la lucha por la igualdad, es aún más interesante su retrato de las sociedades occidentales de la primera mitad del siglo XX.

"Entonces encontré a algunas personas. Intenté decírselo. Me escucharon, pero no parecieron oírme. Se encogieron de hombros y continuaron con lo que estaban haciendo."
Una entre muchas entrelaza la reconstrucción de una serie de asesinatos reales con la presentación de la vida de la autora, marcada por el abuso y la violencia sexual. Su principal valor es la hábil introducción de la perspectiva de género, que le permite clarificar el papel y las actitudes del entorno social cercano, los medios de comunicación y la policía, así como la fascinación que ejerce la violencia sobre las mujeres, convertida en espectáculo dentro de la cultura predominante.
Una muestra la necesidad de que los sistemas de protección -social, sanitario, de seguridad, jurídico- analicen su punto de vista sobre las víctimas de violencia de género. También nos interpela, como lectores, a revisar nuestras actitudes y ayudar así a romper "la vergüenza, el aislamiento, el escepticismo y el ridículo".
Como ella misma reconoce en el epílogo, quizá no tenga respuestas claras para todo, pero sí que plantea preguntas necesarias a través de una gran variedad de formas narrativas -ensayo, periodismo gŕafico, autobiografía- y recursos expresivos -especialmente interesantes, por su capacidad para sugerir significados múltiples, cuando se acerca más a lo simbólico que a lo figurativo-.

No hay comentarios:

Publicar un comentario